Santi Vila: “La crisis ha permitido pasar de un modelo desarrollista de infraestructuras a un modelo más maduro”

Santi vila_intervencionEl Conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, Santi Vila, señaló el pasado jueves que es el momento de “reflexionar sobre lo que hemos hecho y sobre lo que haremos en el futuro” en el ámbito de las infraestructuras viarias. Según Vila, la crisis ha proporcionado la “oportunidad de pasar de un modelo desarrollista de infraestructuras a un modelo más maduro, que incorpora criterios de inteligencia y de gestión”, y esa oportunidad hay que aprovecharla.

El Conseller hizo estas declaraciones durante su intervención en la jornada técnica Seguridad, Sostenibilidad e Inteligencia: Nuevos Retos, Nuevas Carreteras, organizada en la Ciudad Condal por la Asociación Española de la Carretera (AEC) y promovida por la Generalitat y la Diputación de Barcelona.

Vila abogó por “la incorporación de la inteligencia” a la gestión de infraestructuras, para lo cual considera que tanto las carreteras de Cataluña como las del resto de España cuentan con una  nivel “razonablemente maduro”.

Para el Conseller, los retos más inmediatos en el ámbito viario pasan por la “aplicación del pago por uso y del pago por contaminación”, siguiendo las directrices europeas.

En este sentido, remarcó la experiencia de Cataluña en este tipo de iniciativas, y puso como ejemplo las medidas tomadas por su Gobierno para desviar la circulación de camiones desde la N-II a la autopista alternativa, la AP-7, por motivos de seguridad vial.

“Una experiencia positiva” que Fomento va a poner también en marcha en el marco del plan denominado “modelo Girona”, que se implantará en más de 1.500 kilómetros de carreteras de toda España.

Otros retos apuntados por Santi Vila pasan por el desarrollo de fórmulas de colaboración publico-privadas y el impulso de iniciativas legales.

En este último punto, destacó tanto la modificación de la ley de Carreteras como la nueva normativa para estudiar y justificar la viabilidad de proyectos. Con ellas, explicó Vila, “encontraremos un punto de equilibrio” entre los criterios económicos de coste-beneficio y los criterios de cohesión territorial a la hora de abordar un proyecto.  Ambos criterios se aplicarán de acuerdo a la ley, evitando decisiones partidistas.